Videojuegos adictivos en tu smarthpone: Cómo los estudios te manipulan para que sigas jugando

Durante una presentación en el 2016,  Michelle Klein, jefa de marketing en Facebook, expuso que el adulto promedio revisa su teléfono 30 veces al día. Mientras que el milenial lo revisa en promedio 157 veces al día. Es decir, somos adictos. Y es que ahora no son solo las aplicaciones como Facebook y Twitter que te hacen adicto. Ahora hay otro problema: videojuegos adictivos.

Y es normal que utilices tu tiempo libre para ver a tu facción en algún evento semanal. Sin embargo, cuando empiezas a jugar en lugar de trabajar, comer y hasta dormir sabes que algo está mal. Y es que los videojuegos móviles son adictivos. Pero, no es tu culpa. Son las compañías y los estudios, que han descubierto una forma de que nunca te aburras de sus juegos. Para que siempre te mantengas queriendo más.

Eso sí, no estamos hablando mal de los juegos. Ya hemos cubierto antes cómo los videojuegos pueden mejorar tu vida. Más bien, analizaremos cómo los estudios crean videojuegos adictivos al manipular tu cerebro.

¿Cómo crean videojuegos adictivos?

Dopamina, transmiror del placer ( ͡° ͜ʖ ͡°)

Como mencioné antes, la forma de crear videojuegos adictivos es jugar con tu cerebro. Para ser más exactos, juegan con el sistema de recompensa de tu cerebro. Y como funciona es que el cerebro te recompensa con dopamina. La dopamina es un neurotransmisor encargado regular sentimientos como la emoción y el placer. Básicamente, cada vez que haces o recibes algo que tu cerebro cree que es importante y bueno te llena de dopamina, te hace sentir bien. Es decir, te da un sentimiento de emoción y placer.

Y cuando recibes dopamina, entienes que lo que acabas de hacer o recibir es bueno. Y quieres volverlo a hacer para seguir recibiendo dopamina. En el caso de los juegos móviles, cada vez que ganas una partida o un nivel, usualmente te recompensan con personajes, accesorios y hace que tu dopamina se empie a mover. Causando así, que quieras volver a jugar para tener esa sensación nuevamente.

Sin embargo, la dopamina no siempre tiene los mismos efectos. Tomemos como ejemplo las drogas, algo que es realmente adictivo. Al igual que con los videojuegos, las drogas te dan una gran explosión de dopamina. Entonces el cerebro sabe que es algo importante que debe repetirse. Pero cuando el cerebro ve la gran cantidad de dopamina que está siendo producida, el cerebro disminuye el número de receptores de dopamina. En el caso de las drogas, esto crea que la persona quiera utilizar más drogas para poder llegar al nivel de satisfacción al que llegaba al principio. Ahora, en caso de los videojuegos, esto produciría más que nada aburrimiento.

Las compañías saben cómo mantener el juego adictivo

Aquí es donde las compañías empiezan a tomar cartas en el asunto. Y logran mantenerte queriendo más con ayuda de vidas, energía o cualquier tipo de objeto que gastas cada vez que juegas un nivel o una partida en línea. Piensa, por ejemplo, en Candy Crush. Cada vez que juegas gastas un  corazón o una vida o como sea que se llame.

Ahora solo imagina que estás en una racha ganadora. Has logrado combos tan perfectos y has logrado avanzar como nunca antes. Tienes el cerebro lleno de dopamina y de repente, ya no puedes jugar porque se te acabaron las vidas. Entonces esperas pacientemente para conseguir más vidas. Mientras tanto tu cerebro quiere más y más y no puedes dejar de pensar en ello. Y si eres como yo (pobre) tendrás que esperar a conseguir las vidas dejando pasar el tiempo. Sino, empezarás a gastar en el juego para poder conseguir más diversión. Es decir, más dopamina en tu cuerpo. Y así, es como empieza una adicción.

Otros elementos para la adicción

Por supuesto, la dopamina no es lo único que te hace regresar a un juego. Existen otros elementos como gráficas, un gameplay simple y que se sienta bien, el poder competir contra amigos y otras personas al rededor del mundo, etc. Otro elemento que muchos atribuyen a la adicción a una aplicación o videojuego es la simplicidad de utilizar y la posibilidad del multitasking. Si tienes un juego que puedes jugar un momento y luego dedicarte a otra cosa o hasta jugar con una mano, harán que quieras volver a jugar el juego.

También existe una teoría que explica que los videojuegos que son de carácter social y ofrecen subir de nivel estilo rpg son mas adictivos.

Parece falso

Si todavía tienes tus dudas y no me crees, entonces déjame presentarte pruebas. Y es que el sitio Atomix.vg publicó los 10 estudios de videojuegos más exitosos. ¿Y a que no adivinas quién representa el estudio más exitoso, generando ganancias de más de dos mil millones de dólares en el 2016? Supercell. Que tal vez no los conozcas por nombre, pero sí conocerás a su juego más popular: Clash Royale.

¿Y qué tiene Clash Royale que lo hace tan adictivo? Bueno aparte de que es un juego extremadamente social, te da victorias y recompensas que te dan un gran golpe de dopamina, también te permite jugar de manera ilimitada.  Es decir, Supercell sabe hacer videojuegos adictivos.

No es una ciencia 100% efectiva

Si bien todo lo que te mencionamos antes ha probado ser verdadero en la mayoría de casos, no es 100% efectivo. Si no me crees, recuerda Flappy Bird. Ese juego no tenía buenas visuales, no utilizaba corazones para que jugaras y no era fácil de jugar. Sin embargo, tuvo un éxito enorme.

Así que la lección que podemos aprender es que la psicología te puede hacer ganar millones.

No olvides de compartir esta entrada a tu amigo aidcto a los videojuegos. No lo ayudará a curarse, pero al menos sabrá por qué es adicto. Tampoco te olvides de seguirnos en Facebook y Twitter.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *